Aprovechar las oportunidades de negocios correctas

Las empresas deben analizar bien los pros, pero sobre todo los contras

Una de las palabras más utilizadas durante el tiempo de pandemia es la de “reinventarse”. No se trata de echar mano de conocimiento científico, sino de ver cómo se puede seguir haciendo lo mismo, pero de manera diferente o emprender algo nuevo. Así son los negocios cuando se sienten que se ha llegado a un tope. Urge buscar nuevas oportunidades.

Pero no hay que lanzarse a ciegas a reinventarse. Ni siquiera si las oportunidades que se presenten lucen a primera vista atractivas. Se deben analizar bien los pros, pero sobre todo los contras. Solo con la balanza en equilibrio en cuanto a saber qué puede salir bien frente a los obstáculos que se presentan es el mejor momento para comenzar a estudiar el cambio que se quiere experimentar.

Ahora, el cambio no implica únicamente hacer algo diferente, sino también puede ser nuevo de lo que se viene haciendo. Normalmente, cuando las empresas comienzan a estudiar la implementación de nuevas estrategias, metas o productos lo hacen porque sienten que ya lo que debía dar el viejo modelo, lo dio.

Por eso no se debe demorar el proceso cuando se siente que se llegó a ese punto. La competencia puede aprovechar esa ranura que está abierta para entrar por ahí y ganarse el mercado que la compañía tenía cautiva.

Una de las maneras de superar ese momento de incertidumbre que pueda presentarse es buscando una nueva manera de presentar los bienes y servicios de la empresa, cambiar la estructura de la misma, hacer sustituciones y nombramientos gerenciales si fuese el caso y, sobre todo, mantener informado al personal de lo que sucede. Suena común, pero el trabajo en equipo siempre será la mejor alternativa.

En ese paso importante hay que tomar en cuenta todas las variables. Es decir, las propias y las externas. Analizar bien por qué se llegó a ese punto en que se están considerando los nuevos horizontes. O cómo se deben enfrentar los retos que se quieren alcanzar.

Por eso, anteriormente se dijo que la decisión más inteligente es no irse de bruces. Todo lo contrario, es conveniente ir con paso firme, pero con la seguridad de que el riesgo a correr, así como al que se someterá a la empresa, será el mínimo.

Las decisiones deben, por lo tanto, tomarse luego de estudiar el mercado que se va a abordar, implementar los procesos y mecanismos que ayuden a alcanzar una mejor rentabilidad y asumir lo más pronto posible el proceso.

Las oportunidades de negocios no son difíciles, pero tampoco proliferan. Por eso es importante estar preparado para cuando la correcta llegue, aprovecharla.

Alimentación Balanceada C.A. empresa matriz de PuroLomo

Alimentación Balanceada C.A. empresa matriz de PuroLomo