Coworking: espacio a la medida

No hace falta invertir en una oficina tradicional

Fotografía: Google

El coworking surgió en 1995 en Berlín, Alemania, con la firma C-Base que dotaba a los empleados espacios para trabajar dentro de un concepto muy diferente al de la oficina tradicional. Desde entonces, ha sido una opción para quienes teletrabajan sea como freelancer, emprendedor, Pymes o empleado dependiente.

Ahora que las empresas sopesan adoptar en la etapa post pandemia la decisión del trabajo a distancia (teletrabajo) a tiempo completo, combinado con el trabajo presencial o el regreso total a los puestos de trabajo, el coworking surge como una de las soluciones del uso adecuado y ergonómico del espacio laboral.

El coworking es una filosofía que consiste en compartir el entorno con otras personas que también desarrollan su actividad laboral. Los recintos duelen ser bastante abiertos, sin muros ni separaciones en módulos de trabajo. Allí laboran personas con diferentes profesiones, de distintos sectores y compañías.

Lo interesante y provechoso para la salud psicológica es que esos trabajadores tienen contacto humano con otros en un ambiente más agradable y ergonómico que en casa.

Una de las ventajas de esta fórmula es que no hace falta invertir en una oficina tradicional con sus muebles, servicios, equipos y áreas comunes como el comedor.

Esa parte la realiza el gestor del coworking, quien se encarga de garantizar el espacio, el Internet, las copiadoras, las tareas administrativas y el mantenimiento.

A cambio de un alquiler con un precio acorde a lo contratado, el empleado puede laborar de forma más relajada y aprovechar al máximo el tiempo, generando nuevas ideas y soluciones estratégicas y del día a día.

Entre los tipos de oficinas del coworking está el punto flexible como la opción más económica de alquiler y en la cual el trabajador solo lleva su laptop y elige un lugar libre en un área habilitada. Por un precio superior del arriendo, el puesto fijo está reservado para un usuario en particular, quien puede personalizar el escritorio e incluso guardar sus cosas.

El coworking también ofrece -con alquileres mucho más elevados- oficinas privadas y despachos dentro del edificio para quienes necesiten mayor formalidad y privacidad. El acceso a estos espacios es restringido y se ingresa a ellos mediante llave o credencial.

En el mundo existen actualmente 19.000 coworking ubicados en zonas estratégicas comerciales de las principales de ciudades de muchos países.

Alimentación Balanceada C.A. empresa matriz de PuroLomo