Desing Thinking: un ejercicio desafiante

Cuenta con técnicas creativas como Scamper y Customer Journey

Imagen: Google

La planificación estratégica de las empresas en un área tan vital como el marketing se ha convertido en todo un reto para alcanzar el éxito corporativo.

Este ejercicio se torna más desafiante con los cambios por situaciones inesperadas e inéditas en el mercado, donde los consumidores exigen interactuar con las empresas para que ellas satisfagan sus necesidades, gustos y expectativas.

La premisa de conocer lo que piensa, siente y aspira el consumidor es fundamental en el área de mercadeo y aquí la metodología Desing Thinking (pensamiento de diseño) juega un papel fundamental.

Se trata de un método nuevo cuyo padre es el experto Tim Brown, quien define el Desing Thinking como “un enfoque de innovación centrado en el ser humano que se nutre del conjunto de herramientas del diseñador para integrar las necesidades de las personas, las posibilidades de la tecnología y los requisitos para el éxito empresarial”.

En otras palabras, el pensamiento de diseño es una forma de hacer las cosas de manera creativo, lo cual permitirá la toma decisiones, basada en un proceso lógico, en la planificación de las empresas sin importar su tamaño o sector.

La metodología permite desarrollar nuevas propuestas observando el entorno desde diferentes perspectivas y siempre teniendo en cuenta las necesidades e inquietudes del cliente.

Además de crear cosas nuevas, el Desing Thinking mejora los procesos, los servicios, las ideas y los proyectos para adaptarlos a la sociedad. El método, que cuenta con técnicas creativas como Scamper, Customer Journey y mapa mental, comienza con una idea, un descubrimiento o la identificación de un deseo o necesidad a satisfacer.

Una vez identificado los aspectos anteriores se pasa a la interpretación y alineación de las necesidades con los objetivos empresariales enmarcados en la planificación de la compañía.

Un aspecto interesante y novedoso de la metodología es que crea prototipos o muestras de la idea, producto o servicio, los cuales da a los clientes para que “lo prueben” y muestren su conformidad o sugerencias para mejorarlo o cambiarlo incluso.

Lo anterior permitirá la fase final del Desing Thinking, que consiste en elaborar el producto o servicio definitivo que saldrá al mercado.

En el mundo, muchas empresas de sectores como moda, tecnología, salud, educación, entre otro, han adoptado exitosamente el pensamiento de diseño. Los resultados lo demuestran…

Alimentación Balanceada C.A. empresa matriz de PuroLomo

Alimentación Balanceada C.A. empresa matriz de PuroLomo