El logo: centro de la estrategia de marca

Restyling y rebranding, dos vías para realizar cambios de imagen

Imagen: Google

El mundo cambia a grandes pasos con la revolución industrial tecnológica y adaptarse a estas transformaciones es una tarea fundamental para las empresas. Esas evoluciones tienen mucho que ver con las nuevas conductas de los consumidores, lo cual cambia la comunicación entre la marca y los clientes.

Y es aquí cuando las empresas deben analizar el estatus de la marca en cuanto al logo como foco central, ya que en estos tiempos adaptarse resulta clave para que las compañías puedan sobrevivir y ser exitosas.

Conectarse con el público y mantener esa conexión en el tiempo requiere que las empresas revisen de vez en cuando el logotipo corporativo y de la marca.

Existen dos vías para el cómo y cuándo realizar esos cambios de imagen visual y más allá. Se trata del restyling y el rebranding. El primero afecta lo exterior de la marca manteniendo los principios y cultura mediante la modificación del logo, los colores, la tipografía, el empaque y otros elementos de comunicación externa con el cliente.

Esta estrategia no tiene que responder a una crisis como ocurre con el rebranding, que afecta el corazón de la marca desde su filosofía hasta su imagen y comunicación cuando el target o el mercado cambian drásticamente.

El rebranding implica modificar áreas de actividad de una compañía. Por ejemplo, que la marca deje de ofrecerse en las tiendas físicas para trasladarse al canal online.

Sin embargo, los expertos recomiendan que, a la hora de hacer cambios en el logo, las empresas sean asesoradas y apoyadas por profesionales. En el caso del restyling acudir a un buen y reconocido profesional de diseño gráfico es lo conveniente, mientras que en el rebranding se requieren profesionales de disciplinas adicionales a la parte visual de la imagen del logo.

Ahora, el el rebranding debe ser una de las últimas medidas que debería tomar una empresa para relanzar una marca en crisis o que haya perdido su cuota en el mercado.

Lo más recomendable es acudir primero al restyling como una forma para revitalizar un comercio o negocio, acercarse al nuevo público y adaptarse a los intereses y psicología de los clientes que ya se tienen.

Entre los ejemplos de cambios visuales en el logo y que catapultaron aún más a esas empresas y su relación con los consumidores están las marcas KFC y Apple. Por el contrario, el cambio radical del logo de la firma de ropa GAP no resultó exitoso para esa compañía.

Alimentación Balanceada C.A. empresa matriz de PuroLomo