Estos son los niveles de madurez tecnológica: ¿Dónde se ubica tu empresa?

Un término que cada vez se oye más en el mundo empresarial es el de madurez tecnológica. Esto no es más que el resultado de la evolución digital que experimenta una compañía cuando decide mejorar su funcionamiento.

Para entender cómo funciona la madurez tecnológica, los expertos la clasificaron por niveles. Aquellas empresas con madurez más baja no son capaces de evolucionar con los mercados, tienen problemas para adaptarse a los cambios y su infraestructura puede resultar obsoleta. Las que tienen una madurez más alta, tecnológicamente hablando, experimentan todo lo contrario: operaciones fluidas, rentabilidad y operabilidad.

Hay cinco niveles de madurez tecnológica:

Nivel 1: Las compañías que se ubican en este nivel, por lo general, son desorganizadas. Solo son capaces de reaccionar y no de planificar sus cambios tecnológicos; mucho menos de proyectar cuáles pueden ser las necesidades a futuro.

Nivel 2: Las empresas que están en esta categoría, aunque también suelen ser reactivas, tienden a tener un poco más de orden en su estructura. Esto les permite con trabajo poderse ubicar dentro de los estándares que se necesitan para incentivar la productividad y los cambios tecnológicos requeridos.

Nivel 3: Aunque no es exacto, la transformación tecnológica puede ser precedida casi en su totalidad. Y aquellas empresas que entienden cómo enfrentar el mantenimiento y su automatización cuadran en este nivel.

Nivel 4: Para esta etapa de madurez, solo aquellas compañías altamente eficientes, tanto en sus decisiones como en el cambio de tecnología y enfoque de sus metas, son capaces de ubicarse en el nivel previo a la excelencia.

Nivel 5: En este último nivel se ubican aquellas empresas capaces de no cerrarse a los cambios tecnológicos, pero además hacerlo de una manera eficiente. Que les permita, incluso, obtener ventajas de sus competidores. Son compañías ordenadas, planificadas y que, por lo tanto, serán capaces de ocuparse en lugar de reaccionar a la hora de tomar decisiones que impliquen un mejoramiento tecnológico.

Para saber en qué nivel de madurez tecnológica se encuentra una empresa no es suficiente con hacer un análisis, sobre la base de los cinco puntos expuestos anteriormente. También es conveniente estudiar bien cuáles son las acciones que desean implementarse, la manera cómo deben hacerse y cuáles son los posibles resultados.

Alcanzar la madurez tecnológica no solo implica hacer un cambio de hardware y software. También pasa por tener a la gente motivada y capacitada en utilizar de manera adecuada y eficiente esos equipos. Un cambio digital implica la utilización de muchos recursos. Y la madurez tecnológica debe funcionar para que los mismos sean optimizados.

Alimentación Balanceada C.A. empresa matriz de PuroLomo

Alimentación Balanceada C.A. empresa matriz de PuroLomo