Proactividad o la mejor manera de resolver problemas

Image for post
Image for post

Las empresas buscan constantemente mejorar las metodologías corporativas para optimizar los resultados. Un cambio de paradigma en esa dirección ha sido el paso de ser reactivo a proactivo.

La improvisación no es la mejor respuesta para los problemas que se presentan en las compañías, cuya solución abarca indistintamente a directivos, gerentes y empleados.

La improvisación forma parte de la acción reactiva, que se caracteriza originalmente por ser una respuesta sin pensar, esto es, instintiva que puede profundizar y empeorar aún más el problema y, lo más grave, no darle la solución que requiere.

La proactividad se define como la cualidad de tener iniciativa propia y responder, en consecuencia, de manera adecuada frente a algunas situaciones. En las empresas esto es fundamental. No se trata solo de dar órdenes para que sean obedecidas ante un proceso o una contingencia, sino de dar la respuesta más adecuada, eficiente y eficaz, que no implique pérdida de tiempo y, por ende, de productividad.

En el caso de los empleados, ser proactivos implica crear oportunidades propias en lugar de solo reaccionar a estímulos. Esto es transformarse de pasivos a asertivos. Hoy las compañías buscan trabajadores proactivos, que estén 100% comprometidos con lo que hacen y con su equipo de trabajo.

Los trabajadores proactivos impulsan a la compañía, al sentirse parte de ella porque sus propuestas y accionar, bien meditadas, ayudan a resolver situaciones. De hecho, la proactividad es una de las fortalezas con puntuación alta en las evaluaciones de desempeño de los trabajadores.

El empleado proactivo muestra madurez y agilidad en el abordaje y solución de los problemas, esto es, un buen desempeño que lo hace identificarse plenamente con los objetivos de la empresa. En este sentido, las compañías deben incentivar en su personal la cualidad de ser proactivo.

Al hacer una comparación bis a bis, se observa que una persona reactiva ante un reto dice: “Lo voy a intentar”. Incluso, le da vueltas al asunto a la espera de que la solución llegue, mientras que el individuo proactivo busca a motu propio las alternativas para superar el problema.

Muchos avisos de solicitud de personal enfatizan la frase “con iniciativa propia”, lo cual demuestra el interés de las compañías de que su gente sea proactiva. El proactivo propone, pero escucha, asume riesgos -que previamente ha sopesado y analizado- y da soluciones con las respuestas requeridas.

En el caso de las empresas, ser proactivas significa actuar con serenidad y claridad frente a las situaciones con base en una metodología que incluye pasos de acción -como predecir lo que va a suceder-, planificar, construir una base sólida con las diferentes alternativas para resolver situaciones, participar e integrar todos los factores anteriores.

La compañía también debe mostrar empatía y honestidad con sus empleados y clientes y trabajar por objetivos con sistemas medibles y reales. Una prueba de fuego sobre la efectividad de ser proactivo está en el abordaje de las empresas ante el COVID-19, con respuestas sanitarias para prevenir la propagación del virus en las instalaciones físicas propias y la flexibilidad con soluciones como el teletrabajo.

Written by

Alimentación Balanceada C.A. empresa matriz de PuroLomo

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store